Mon, 25 Feb 2013 11:18 GMT

Source: Trustlaw // Anastasia Moloney

An activist dressed as a nun holds a placard that reads “they decided on your body” above pictures of the parliamentarians who are against abortion, during a rally outside a church in support of legalisation of abortion in Valparaiso city, about 121 km (75 miles) northwest of Santiago, September 28, 2012. REUTERS/Eliseo Fernandez

By Anastasia Moloney

BOGOTA (TrustLaw) – When Carolina answers an evening call in the Chilean capital of Santiago, she is acutely aware that she could be giving potentially life-saving information to a woman on the other end of the line.

Carolina is one of 30 self-described “militant feminist” volunteers who run an abortion hotline in Chile, providing information to women about how they can induce an abortion using the drug misoprostol.

The World Health Organisation recommends misoprostol, both taken on its own and combined with another drug mifepristone, as a safe and effective way for women to have an abortion in the first trimester of pregnancy.

In a country where abortion is a crime under any circumstances – even in cases of rape, incest or if the life of the mother or foetus is in danger – the hotline has become a lifeline, offering women a way to sidestep Chile’s blanket ban.

“Regardless of any laws, if a woman feels she needs an abortion she will get one. We know women in Chile have abortions every day. Abortion is a reality,” said Carolina, a volunteer at Lesbians and Feminists for the Right to Information, the Chilean group that runs the hotline.

“What we aim to do is to help women avoid having unsafe and clandestine abortions. The phone line is our strategy to fight that,” Carolina told TrustLaw in a phone interview in Santiago.

Originally invented as an ulcer drug, misoprostol induces an abortion by causing contractions of the uterus and is from 75 to 90 percent effective when taken correctly, WHO says.

Neither misoprostol nor mifepristone is risk-free and incomplete abortions can happen. But doctors say inducing an abortion with oral drugs rather than a surgical operation means it is less likely for an infection or a uterus perforation to occur.

UNSAFE ABORTIONS

In much of Latin America, Asia and Africa, restrictive laws or blanket bans on abortion force millions of women with unwanted pregnancies to have illegal and often unsafe abortions every year, according to WHO.

Some 47,000 women die from botched abortions each year around the world, says WHO. In Latin America meanwhile, deaths from botched abortions, often caused by severe bleeding, infections or a combination of both, account for 17 percent of maternal deaths in the region, the United Nations agency says.

That is why volunteers like Carolina are adamant it is vital to give women the information they need to stop preventable deaths from unsafe abortions.

“All women have the right to know about how to get a safe abortion,” Caroline, 32, said.

Since the hotline started in 2009, it has received more than 12,000 calls, up to 15 a day.

Sometimes it is a single mother of three who says she cannot afford to have another child. Other times, it is a young woman who does not feel ready to be a mother.

“We receive calls from young, old, poor, rich, married, single women, those with children and those without. Abortion is something that affects all kinds of women in Chile,” said Carolina, a sociologist.

Chile, like much of Latin America, is predominantly Catholic and the Catholic Church and conservative lawmakers argue that abortion infringes on the right of an unborn child, which should be protected by law at all costs.

Abortion, therefore, is both a taboo issue in Chile and a crime that can lead to imprisonment for those who perform abortions or assist on them. Because of this, hotline volunteers prefer to keep a low profile. They wear masks when promoting the hotline at public meetings and most choose not to give their full names.

It also means volunteers like Carolina are careful to only share public information with callers over the age of 18 based on a script approved by a lawyer.

“We don’t convince women to have an abortion. All women who call have already made up their minds to have an abortion,” said Carolina.

“We just provide women with information about how to have a safe abortion using misoprostol, correctly following WHO protocols.”

BLACK MARKET PILLS

On top of the country’s absolute ban on abortion, women in Chile face the additional challenge of getting hold of misoprostol.

The drug was pulled off pharmacy shelves in Chile, where it had been available with a prescription, under Michelle Bachelet, the former first female president of Chile, who now heads the U.N. Women’s agency.

It means women have to try their luck on the black market. It costs around $250 for the 12 pills needed for an abortion.

Chile’s safe abortion hotline was the brainchild of Dutch doctor and former Greenpeace activist, Rebecca Gomperts. Through her pro-choice group, Women on Waves, Gomperts has helped launch the abortion hotline in Chile, along with hotlines in Argentina, Ecuador, Peru and Venezuela.

“Medical abortion is such a revolution. Women …  can take their health, and life, in their own hands,” Gomperts told TrustLaw in an interview last year.

“PUSH AND PULL”

In Chile, any moves to decriminalise the country’s abortion laws are still a long way off, Carolina says.

“Chile is a very, very conservative country in all senses. The opinion of the Catholic Church holds a lot of weight in Chile. Maternity is seen as something sacred,” Carolina said.

“Currently, it’s not a priority among Chilean lawmakers to change the abortion laws and push for reform. Abortion isn’t an important issue in public debate.”

While there’s little headway on reproductive rights in Chile, elsewhere in Latin America attitudes have been changing.

In Colombia, for example, an absolute ban on abortion was partially lifted in 2006. A year later, abortion was made legal in Mexico City during the first 12 weeks of pregnancy and more recently last year in Uruguay.

“There’s a push and pull going on in Latin America,” Marianne Mollmann, a senior policy advisor on sexual and reproductive rights at Amnesty International, told TrustLaw.  “The countries that are stuck are Central America and Peru.”

As for Chile, the country remains a bastion for strict anti-abortion laws that force women to rely on underground activists and their telephone hotline to get a safe abortion.

 

In Spanish, but here is a Google translation in English

 

http://www.elciudadano.cl/2012/11/10/59785/lineas-telefonicas-promueven-el-aborto-seguro-en-sudamerica/

Líneas telefónicas promueven el aborto seguro en Sudamérica

Hartas de las restricciones impuestas a los cuerpos femeninos, colectivas e individualidades sudamericanas han optado por la acción directa a través de líneas telefónicas autogestadas que guían a las mujeres a tener un aborto seguro con pastillas. Otra estrategia para llegar a la ansiada y necesaria despenalización total.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que anualmente en el mundo se practican cerca de 20 millones de abortos de alto riesgo y que el 99,9% de la mortalidad materna por aborto en condiciones de ilegalidad ocurre en los países no desarrollados. Por esta razón, cada 28 de septiembre miles de mujeres americanas y caribeñas se manifiestan por su despenalización, que en la región suma cuatro millones de casos al año, en un marco de legislaciones restrictivas y criminalizadoras.

Desafortunadamente, Chile, junto a Nicaragua, El Salvador, Honduras y República Dominicana, son los únicos países latinoamericanos que prohíben el aborto en cualquier circunstancia. Otros aceptan la interrupción del embarazo por razones terapéuticas o de violencia sexual, pero concretarlo implica superar todos los obstáculos impuestos por la burocracia médica, los sectores políticos conservadores y la iglesia.

TENGO UN GRAVE PROBLEMA

Según la propia OMS, el misoprostol (o misotrol) es la manera más segura para quienes deseen abortar sin complicaciones hasta las doce semanas, aunque su uso original es la prevención y tratamiento de las ulceras gástricas. Como potencial abortivo, en nuestro país se vende con receta, pero el mercado clandestino es amplio.

Por esta razón, en 2009, la agrupación Feministas Bio Bio replicó una inédita experiencia en estas tierras: la Línea Aborto Información Segura (LAIS), un servicio autogestionado de telefonía donde llaman mujeres que necesitan orientación para abortar de manera segura con misotrol. Rápidamente, fue necesario congregar más gente y el proyecto se hizo extensivo a Iquique, Valparaíso, Santiago, Temuco y Valdivia, lugares desde donde se contesta actualmente el teléfono.

“Decidimos responder con algo concreto y más radical, ya que no se ha avanzado nada desde la legalidad y se ha retrocedido en la concepción que tiene la gente sobre el aborto. La línea, además, es una estrategia para avanzar hacia la despenalización”, explica Zicri Orellana, de Lesbianas y Feministas por el Derecho a la Información, agrupación que hoy se hace cargo de la línea en la capital penquista, y que también realizan talleres y se aprontan a sacar un par de publicaciones relativas al tema.

“Apuntamos a que el aborto deje de ser un crimen, que no es lo mismo que la legalización, porque eso implica que el Parlamento defina bajo qué condiciones las mujeres pueden abortar. A nosotros nos interesa abortar cuando se nos de la gana: en nuestra casa, con nuestras amigas, de manera autónoma”, agrega.

Las telefonistas son voluntarias y están capacitadas para responder las dudas. Contestan desde las 7 de la tarde a las 11 de la noche, ya que todas son trabajadoras o estudiantes. “Informamos sobre cómo usar las pastillas, una vez que ya se han conseguido; no las vendemos. Por lo mismo, también ayudamos a identificar si son falsas”, explica.

No preguntan nada, sólo entregan información. Los datos entregados espontáneamente por las 10 mil llamadas acumuladas en sus tres años les permiten identificar un perfil: llaman mujeres desde 18 hasta 40, estudiantes y trabajadoras, madres, inmigrantes; a veces llaman sus parejas, pero no se entrega la información a hombres.

Zicri explica que ha habido 3 o 4 intentos de criminalizar la línea, pero no han fructiferado: “buscaban saber si vendíamos pastillas y si damos la información a menores de18 años, lo que no hacemos. También se intentó acusarnos de asociación ilícita, de inducción al aborto y de apología al delito, pero ninguna de estas denuncias fue admitida”.

Sin embargo, el Estado chileno si ha criminalizado a una niña de 15 años de la Octava Región, quien tras ocultar un embarazo producto de incesto, de violaciones y abusos sexuales, tuvo un parto adelantado en el que murió el feto. Hoy se encuentra esperando un veredicto judicial que manchará sus papeles de por vida y estigmatizada como infanticida por los medios de comunicación masivos.

LARGA DISTANCIA INTERNACIONAL

Pero la línea nacional tiene sus raíces en la experiencia ecuatoriana nacida en 2008. En la actual Constitución de ese país, vigente desde 2008, los casos de aborto no punibles son en caso de que el embarazo ponga en peligro la vida o salud de la mujer, y cuando este sea producto de una violación a una mujer demente o idiota. Datos de la OMS indican que en el país hermano cada cuatro minutos aborta una mujer.

Esta alarmante cifra inspiró la creación de la línea Salud Mujeres Ecuador, “ante la necesidad de que las ecuatorianas puedan acceder a información sobre aborto seguro, frente a la inoperancia del Estado en tratar este tema”, indican desde la Coordinadora Política Juvenil por la Equidad de Género. La dinámica y los horarios de atención son casi iguales a los de Chile.

Sus estadísticas muestran que el 35% de mujeres que llamaron a la línea tenían entre 18 y 22 años, siendo el promedio de edad de las mujeres que llamaron 20 años.

En Septiembre de 2010, la línea fue suspendida por orden de la Fiscalía, quien había recibido una denuncia y una orden de investigación por parte de la Comisión de Salud de la Asamblea Nacional. Las activistas buscaron otro número, que sigue funcionando, y la denuncia quedó en nada.

Además de talleres, trabajan con otras organizaciones y pertenecen al Frente Ecuatoriano por los Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos, “desde donde hacemos lobby en la Asamblea Nacional, para presionar en el tema coyuntural que es el Aborto por Violación”.

En el caso argentino la línea “Aborto: más información, menos riesgos” surge en 2009 “para facilitar la independencia de las mujeres, ante la mirada hegemónica médica que se cubre detrás de una ley, para establecer un doble discurso que les de ganancia económica. También para politizar el lesbianismo desde un lugar diferente al del matrimonio igualitario y la maternidad”, señalan sus coordinadoras.

Datos del Ministerio de Salud cifran entre 500 mil y 600 mil el número de mujeres que abortan al año en ese país, lo que quiere decir que toda mujer, en promedio, aborta dos veces en su vida.

HORIZONTES

Los contactos internacionales y los números de las tres líneas son similares: entre 10 mil y 15 mil llamadas desde su funcionamiento; 10 a 15 llamadas por día. Sin embargo, las perspectivas van más lejos. “Nuestro trabajo como colectiva va encaminado a la despenalización total del aborto, legal y socialmente. Queremos que el Estado garantice el acceso a todas las mujeres a un aborto, legal, gratuito y seguro en los hospitales públicos, lo que va de la mano con una educación sexual integral y con real acceso a métodos anticonceptivos”, explican desde Ecuador.

“No queremos hacer educación sexual porque no nos corresponde, aunque podemos aportar con nuestra experiencia. Lo que nos interesa es informar que el aborto se puede prevenir si los hombres usan condón, y si siendo mujer, eres lesbiana”, indica Zicri Orellana de la línea chilena.

“Buscamos que el misotrol se incluya gratuitamente en la provisión estatal y se promueva la investigación científica para mejorarlo”, dicen desde Argentina.

Para todas ellas el cómo abortar debiese ser un contenido mínimo de la educación, porque hoy el nivel de información es muy precario. “Hay mujeres que llaman a la línea diciendo que quieren abortar porque la noche anterior tuvieron una relación sexual y no se cuidaron. Es decir, ni siquiera saben que existe la “pastilla del día después”. Hay mujeres que no tienen idea de nada y eso no puede seguir pasando”, concluye Zicri Orellana.

El número de la línea en Chile es 889 18 590

+ INFO:

www.womenonwaves.org

Por Cristóbal Cornejo

El Ciudadano